Publicado en 12 August 2016

Las pruebas para la enfermedad de Crohn | Línea de Salud

La enfermedad de Crohn es un tipo de enfermedad inflamatoria intestinal que puede afectar a su sistema digestivo entero. En la mayoría de los casos, afecta al final de su intestino delgado, conocida como el íleon. También puede afectar a otras partes de los intestinos pequeños o grandes, incluyendo el colon. Puede causar dolor de estómago, diarrea y otros síntomas digestivos.

No hay una sola prueba de diagnóstico para la enfermedad de Crohn. Si muestra signos o síntomas de la enfermedad, el médico puede utilizar una variedad de pruebas para comprobar si la misma. Por ejemplo, pueden ordenar pruebas de sangre, pruebas de heces, pruebas de imagen, colonoscopia, sigmoidoscopia, o biopsias de tejido.

La enfermedad de Crohn es una enfermedad grave. Por lo general afecta al final de su intestino delgado, pero también puede dañar otras partes de su sistema digestivo. Los síntomas pueden variar de una persona a otra. Ellos van de leves a severos.

Los síntomas comunes incluyen:

  • dolores de estomago
  • calambres
  • Diarrea
  • heces con sangre
  • pérdida de peso
  • desnutrición
  • pérdida de apetito
  • úlceras
  • fiebre
  • fatiga

Si se deja sin tratamiento, la enfermedad de Crohn puede dar lugar a complicaciones potencialmente graves. Puede causar cicatrización intestinal, fístulas, o la obstrucción de los intestinos. También aumenta el riesgo de cáncer de colon . En casos severos, la enfermedad de Crohn puede ser potencialmente mortal. Si bien no hay cura conocida, el tratamiento adecuado puede ayudar a vivir una vida normal.

No hay una sola prueba de diagnóstico para la enfermedad de Crohn. Los síntomas varían de una persona a otra, y muchas otras condiciones causan síntomas similares. Debido a esto, se puede tomar un largo tiempo para obtener un diagnóstico preciso de la enfermedad de Crohn.

Probablemente, el médico comenzará preguntándole acerca de su historial médico. También pueden realizar un examen físico completo, pedir análisis de sangre y pruebas de fin de heces. Esto puede ayudarles a descartar otras posibles causas de sus síntomas. Si se sospecha que puede tener la enfermedad de Crohn, es probable que ordenar otras pruebas de seguimiento.

Para diagnosticar la enfermedad de Crohn, el médico tendrá que ver lo que está pasando dentro de su tracto digestivo. Para ello, pueden utilizar las pruebas de imagen que crean imágenes de su tracto digestivo desde el exterior, tales como los rayos X. También pueden utilizar un endoscopio para mirar dentro de su tracto digestivo durante una colonoscopia o sigmoidoscopia. Durante estos procedimientos que pueden recopilar muestras de tejido para la prueba.

Los análisis de sangre pueden ayudar a su médico a detectar signos de infección o anticuerpos en su sangre. Si ha aumentado los niveles de glóbulos blancos o plaquetas en la sangre, puede ser un signo de infección o inflamación en su cuerpo. La inflamación puede ser causada por la enfermedad de Crohn o de otras condiciones inflamatorias. Su médico no puede utilizar un análisis de sangre solo para diagnosticar la enfermedad de Crohn. Pero puede ayudar a evaluar la probabilidad de que lo tienes.

El médico puede ordenar un examen de heces para verificar si hay sangre en las heces. Sangre en las heces es una señal de problemas digestivos, tales como la enfermedad de Crohn. También pueden ordenar pruebas de heces para verificar si hay organismos que causan enfermedades en el tracto digestivo. Esto puede ayudarles a descartar otras posibles causas de sus síntomas. Por ejemplo, un cultivo de heces puede ayudar a determinar si usted tiene una infección bacteriana. Una prueba de huevos en las heces y parásitos puede ayudar a determinar si usted tiene una infección parasitaria.

Usted tendrá que proporcionar una muestra de heces, o heces, para un análisis de materia fecal. Será probado para detectar anomalías en un laboratorio. Mientras que usted puede sentirse incómodo acerca de si la muestra, el proceso no debe ser doloroso o plantear ningún riesgo de efectos secundarios.

Las pruebas de imagen incluyen los rayos X, la resonancia magnética (MRI) y tomografía computarizada (TC). Permiten que su médico examine su tracto digestivo desde el exterior. Esto les ayuda a evaluar y documentar signos de daño o inflamación. Puede ayudar a diagnosticar la enfermedad de Crohn y sus complicaciones potencialmente graves, como fístulas o abscesos.

Si el médico sospecha que tiene la enfermedad de Crohn, es probable que utilice las pruebas de imagen para crear imágenes de su intestino delgado. Un procedimiento específico, llamado el gastrointestinal superior (UGI) serie, incluye una variedad de pruebas de imágenes para crear una imagen completa de su intestino delgado. El médico también puede utilizar las pruebas de imagen para examinar el estómago o el intestino grueso. A veces, su médico le pedirá que beba una solución antes de someterse a las pruebas de imagen. Dos soluciones diferentes, bario y gastrografin, se utilizan. Cuál te termina de tomar dependerá de la prueba particular que su médico le ordena. Le ayuda a su médico para ver sus tejidos digestivos con mayor detalle.

Un endoscopio es un tubo delgado y flexible con una cámara en el extremo. Su médico puede insertar a través de su recto para examinar las paredes internas de su colon. Pueden usarlo para llevar a cabo diferentes tipos de endoscopias, incluyendo colonoscopia o sigmoidoscopia. Durante una colonoscopia, pueden ver todo el colon. Durante la sigmoidoscopia, sólo se examinarán al final de su colon. Su médico también puede necesitar realizar una endoscopia digestiva alta para mirar a su esófago, el estómago y la primera parte del intestino delgado. Este procedimiento se llama esofagogastroduodenoscopia o EGD.

La endoscopia es una de las pocas pruebas que permiten a su médico examinar las paredes interiores de su colon. También pueden utilizarlo para examinar el espacio entre el intestino delgado y el colon, donde se encuentra a menudo el daño de la enfermedad de Crohn. Por ejemplo, pueden encontrar granulomas. Estas son pequeñas agrupaciones de células que sólo se pueden ver con la endoscopia. Por lo general, apuntan a la presencia de la enfermedad de Crohn.

Durante la realización de una endoscopia, el médico también puede recoger muestras de los tejidos digestivos para las pruebas, en un procedimiento conocido como biopsia.

La endoscopia puede ayudar a su médico a desarrollar un diagnóstico preciso. En el lado negativo, es un procedimiento invasivo y, a veces incómodo.

La cápsula endoscópica es una prueba revolucionaria utilizado cuando otros exámenes no son concluyentes. Para someterse a una cápsula endoscópica, que tendrá que tragar una pequeña cápsula que tiene una pequeña cámara en el interior. Esta cámara crea imágenes del interior de su intestino delgado. Se puede mostrar signos de la enfermedad de Crohn en el intestino delgado que no se pueden ver con una EGD o una colonoscopia.

El beneficio de una cápsula endoscópica es que es mínimamente invasiva. La cápsula está diseñada para pasar a través de su tracto digestivo sin causar molestias. La desventaja es que no proporciona muestras de biopsia.

Para llevar a cabo una biopsia, el médico recogerá una pequeña muestra de tejido digestivo para la prueba. En muchos casos, van a recoger la muestra, mientras que la realización de una colonoscopia. Entonces van a enviar a un laboratorio para su análisis. Los técnicos de laboratorio buscarán signos de inflamación u otros problemas con sus tejidos.

Las biopsias pueden ayudar a su médico o confirmar entender los resultados de otras pruebas, incluyendo pruebas de imagen y endoscopia.

En este momento hay curas conocidas para la enfermedad de Crohn. Si se le diagnostica la enfermedad, su médico le recomendará estrategias para ayudar a reducir la inflamación, reducir los síntomas y prevenir complicaciones. Por ejemplo, se puede recomendar cambios de estilo de vida, incluyendo cambios en su dieta. Ellos también pueden recetar medicamentos u otros tratamientos.

Los fármacos anti-inflamatorios, medicamentos inmunosupresores y antibióticos son medicamentos comunes utilizados para tratar la enfermedad de Crohn. Otras opciones de tratamiento incluyen:

  • analgésicos
  • laxantes
  • medicamentos antidiarreicos
  • La terapia nutricional
  • suplementos de hierro
  • suplementos de calcio
  • suplementos de vitamina D
  • vitamina B-12 inyecciones

Tomar medidas para reducir sus niveles de estrés y mantener su sistema inmunológico saludable también puede ayudar a mantener los síntomas bajo control.