Publicado en 17 May 2017

Absceso abdominal: un gran dolor en el abdomen

Un absceso es una cavidad de tejido inflamado lleno de pus. Los abscesos pueden formar en cualquier parte en el cuerpo (por dentro y por fuera). Se encuentran más comúnmente en la superficie de la piel.

Un absceso abdominal es una bolsa de pus situados en el abdomen.

abscesos abdominales pueden formar cerca del interior de la pared abdominal, en la parte posterior del abdomen, o alrededor de los órganos en el abdomen, incluyendo el hígado, el páncreas y los riñones. abscesos abdominales pueden desarrollar sin razón aparente, pero por lo general están relacionados con otro evento, como la cirugía intraabdominal, la rotura del intestino, o lesión en el abdomen.

Abscesos abdominales son causadas por bacterias que normalmente entran en el abdomen, como resultado de un traumatismo penetrante, ruptura del intestino, o cirugía intra-abdominal. Abscesos intraabdominales (abscesos en el abdomen) pueden desarrollar cuando la cavidad abdominal o de un órgano en el abdomen se ve comprometida de alguna manera y las bacterias son capaces de entrar. Tales condiciones incluyen la apendicitis , la rotura del intestino, traumatismo penetrante, cirugía, y Enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa. Dependiendo de donde se encuentra el absceso abdominal, las causas adicionales pueden ser los culpables.

Los abscesos también pueden formar en el espacio entre la cavidad abdominal y la columna vertebral. Estos abscesos son conocidos como abscesos retroperitoneales. El retroperitoneo se refiere al espacio entre la cavidad abdominal y la columna vertebral.

Los síntomas generales de abscesos abdominales incluyen:

  • Sentirse mal
  • dolor abdominal
  • náuseas y vómitos
  • fiebre
  • pérdida de apetito

Los síntomas de un absceso abdominal pueden ser similares a los síntomas de otras condiciones menos graves. Su médico puede realizar una prueba de imagen para hacer un diagnóstico adecuado. Un ultrasonido puede ser la primera herramienta de diagnóstico utilizada. Otras pruebas de imagen, como una tomografía computarizada o resonancia magnética, también ayudan al médico a ver los órganos abdominales y tejidos.

Ultrasonido

Un ultrasonido abdominal utiliza ondas sonoras de alta frecuencia para crear imágenes de los órganos en el abdomen.

Durante la prueba, usted se acuesta sobre una mesa con el abdomen descubierto. Un técnico de ultrasonido se aplicará un gel transparente a base de agua para la piel sobre el abdomen. Entonces van a agitan un instrumento portátil llamado transductor sobre el abdomen. El transductor emite ondas sonoras de alta frecuencia que rebotan en las estructuras y órganos del cuerpo. Las ondas se envían a un ordenador, que utiliza las ondas para crear imágenes. Las imágenes permiten que su médico examine de cerca los órganos del abdomen.

La tomografía computarizada (TC)

Una exploración CT es una de rayos X especial que puede mostrar imágenes en sección transversal de un área específica del cuerpo.

El escáner CT se ve como un gran círculo con un agujero en el centro, llamado gantry. Durante la exploración, se le quede plano sobre una mesa, que se coloca en el pórtico. El pórtico a continuación, comienza a girar alrededor suyo, tomando imágenes de su abdomen desde muchos ángulos. Esto le proporciona al médico una visión completa de la zona.

Una exploración CT puede mostrar rupturas, abscesos localizados, órganos, crecimientos abdominales, y objetos extraños en el cuerpo.

La resonancia magnética (RM)

Una resonancia magnética utiliza grandes imanes y ondas de radio para crear imágenes del cuerpo. La máquina de MRI es un tubo magnético de largo.

Durante esta prueba, usted se acuesta en una cama que se desliza en la abertura del tubo. La máquina produce un campo magnético que rodea su cuerpo y alinea las moléculas de agua en su cuerpo. Esto permite que la máquina para capturar imágenes claras y transversales de su abdomen.

Una resonancia magnética hace que sea más fácil para el médico para verificar si hay anormalidades en los tejidos y órganos en el abdomen.

análisis de la muestra de fluido Absceso

Su médico puede tomar una muestra de líquido del absceso y examinarlo para hacer un mejor diagnóstico. El método para obtener una muestra de fluido depende de la localización del absceso.

El drenaje es uno de los primeros pasos en el tratamiento de un absceso abdominal. drenaje de la aguja es uno de los métodos utilizados para drenar pus de un absceso.

Durante este procedimiento, el médico utilizará una tomografía computarizada o una ecografía para insertar una aguja a través de la piel y directamente en el absceso. Su médico le tire del émbolo para eliminar todo el líquido. Después de drenar el absceso, el médico enviará una muestra al laboratorio para su análisis. Esto ayudará a determinar qué antibióticos para prescribir.

También se requieren antibióticos intravenosos para tratar el absceso abdominal.

Algunos casos pueden requerir cirugía. La cirugía puede ser necesaria:

  • para limpiar el absceso más a fondo
  • si el absceso es difícil de alcanzar con una aguja
  • Si un órgano se ha roto

Su médico le dará anestesia general para poner a dormir durante toda la cirugía. Durante el procedimiento, el cirujano hace una incisión en el abdomen y localizar el absceso. Ellos luego limpiar el absceso y se adhieren a un drenaje de pus por lo que pueden drenar. El drenaje permanecerá en el lugar hasta que se cure absceso. Esto suele tardar varios días o semanas.

Etiquetas: digestivo, Salud,