Publicado en 21 March 2018

Trastornos musculoesqueléticos: Definición y Educación del Paciente

Los trastornos musculoesqueléticos (TME) son condiciones que pueden afectar a los músculos, los huesos y las articulaciones. TME incluyen:

Los TME son comunes. Y el riesgo de desarrollar los aumenta con la edad.

La gravedad de los TME puede variar. En algunos casos, pueden causar dolor y malestar que interfiere con las actividades cotidianas. diagnóstico y tratamiento tempranos pueden ayudar a aliviar los síntomas y mejorar el pronóstico a largo plazo.

Los síntomas de los trastornos musculoesqueléticos pueden incluir:

  • dolor recurrente
  • rigidez en las articulaciones
  • hinchazón
  • dolor sordo

Pueden afectar a cualquier área importante de su sistema músculo-esquelético, incluyendo lo siguiente:

  • cuello
  • espalda
  • muñecas
  • atrás
  • caderas
  • piernas
  • rodillas
  • pies

En algunos casos, los síntomas de los trastornos musculoesqueléticos interfieren con las actividades cotidianas, como caminar o escribir. Es posible desarrollar un rango de movimiento limitado o tienen problemas para completar tareas rutinarias.

El riesgo de los TME en desarrollo se ve afectado por:

  • años
  • ocupación
  • nivel de actividad
  • estilo de vida
  • historia familiar

Ciertas actividades pueden causar desgaste en el sistema músculo-esquelético, causante de los TME. Éstos incluyen:

  • sentado en la misma posición en una computadora todos los días
  • la participación en movimientos repetitivos
  • levantamiento de pesos pesados
  • el mantenimiento de una mala postura en el trabajo

Su plan de tratamiento puede variar dependiendo de la causa de sus síntomas. Por lo que es importante obtener un diagnóstico preciso.

Si usted está experimentando síntomas de un MSD, haga una cita con su médico. Para diagnosticar su enfermedad, es probable que realizan un examen físico . Se comprobará para:

  • dolor
  • rojez
  • hinchazón
  • debilidad muscular
  • atrofia muscular

También pueden poner a prueba sus reflejos. reflejos inusuales pueden indicar daño a los nervios.

El médico también puede ordenar pruebas de imagen, como radiografías o imágenes por resonancia magnética. Estas pruebas pueden ayudar a que examinen sus huesos y tejidos blandos. También pueden ordenar pruebas de sangre para detectar enfermedades reumáticas, tales como RA.

Su médico le recomendará un plan de tratamiento basado en el diagnóstico y la severidad de sus síntomas.

Para tratar el dolor de vez en cuando, pueden sugerir ejercicio moderado y el exceso de medicamentos de venta libre como el ibuprofeno o acetaminofeno. Para síntomas más severos, pueden recetar medicamentos para reducir la inflamación y el dolor. En algunos casos, se puede recomendar la terapia física, terapia ocupacional, o ambas cosas.

Estas terapias pueden ayudar a aprender cómo manejar su dolor y malestar, a mantener su fuerza y ​​rango de movimiento, y ajustar sus actividades diarias y entornos.

El riesgo de los TME en desarrollo aumenta con la edad. Los músculos, los huesos y las articulaciones de forma natural se deterioran a medida que envejece. Pero eso no quiere decir que los TME son inevitables. Por el cuidado de su cuerpo durante la edad adulta, puede disminuir su riesgo de desarrollar estos trastornos.

Es crucial desarrollar hábitos de vida saludables ahora. Regular ejercicios de fortalecimiento y estiramiento puede ayudar a mantener los huesos, articulaciones y músculos fuertes. También es importante para completar las actividades cotidianas de manera segura. Mantener una postura de altura para evitar el dolor de espalda, tenga cuidado al levantar objetos pesados, y tratar de mantener los movimientos repetitivos al mínimo.

Pregúntele a su médico para obtener más información acerca de cómo se puede mantener un sistema músculo-esquelético saludable y reducir el riesgo de TME.

Etiquetas: musculoesquelético, Salud,